Vivimos condicionando nuestra felicidad gracias a nuestra tendencia a exigirnos demasiado: “para ser feliz necesito tener “X” peso”, “seré feliz cuando tenga determinado trabajo”, “para ser feliz necesito una pareja”, etc. Sin embargo, el primer paso para llegar ala plenitud es abandonar esas ideas que nos arruinan la vida. Y es que solemos ver como terrible situaciones que en muchas ocasiones no lo son. Por eso, ante cualquier adversidad, lo que debemos hacer es ponerla en justa dimensión, preguntándonos ¿es tan importante esto que me está sucediendo? Al hacerlo, nos daremos cuenta que si hacemos algo mal, el mundo no se acabará, seguirá ahí, y ahora, podremos buscar una solución , en caso de ser necesario, más objetiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s