Mi peso ideal

espejo-mujer

La sociedad se ha encargado de poner ante nosotras una enorme cantidad de imágenes suficientes como para influir nuestra percepción y convencernos de que necesitamos tener un peso o aspecto específico para poder ser felices. Pensemos en la cantidad de información al respecto que nos inyectan las novelas, películas, comerciales y revistas, aquellas que son felices, que reciben el beso del galán, que consiguen lo que quieren, las populares, etc. En general los medios benefician más a la gente bella y delgada por encima de las “llenitas”.

Bajo esa filosofía muchas de nosotras pasamos nuestra adolescencia y etapa adulta buscando ese cuerpo ideal para poder sentirnos a gusto con nosotras y lo peor de todo es que muchas veces hasta las modelos que idolatramos desearían tener ese mismo cuerpo que nosotras buscamos. Esto me recuerda a Cindy Crawford que una ocasión le preguntaron a quién le gustaría parecerse y contestó “a Cindy Crawford” refiriéndose a que aquella modelo que nosotros vemos en la portada de la revista sin poros y ni un gramo de grasa no existe sino que es producto del photoshop y otras maravillas de la tecnología.

 En realidad creo que es muy distinto poseer o buscar un cuerpo saludable a buscar cumplir las expectativas de transformar y moldear nuestra imagen basado en el concepto de la mujer ideal que los medios dictan y que muchas veces ni siquiera es sano o hasta anatómicamente posible realizarse de forma natural.

No discuto que es bueno cuidar el cuerpo. Si hacemos ejercicio y tenemos una alimentación balanceada estaremos más sanos y por consecuencia nos sentiremos mejor. Además, estoy consiente de que preocuparnos por nuestro físico y por la imagen exterior que presentamos a los demás es algo natural pues todos necesitamos ser aceptados y a todos nos gusta agradar a los demás, y lo principal, agradarnos. Bien dijo Tom Ford “No hay nada de malo en la vanidad, es muy diferente al narcisismo. No se trata de admirarte a ti mismo, sino de enorgullecerte de tu aspecto.” El problema real radica en no caer en la exageración y obsesionarte al grado de que tu realidad ya está distorsionada y se vuelve tanto física como mentalmente insano.

Además no se si lo sepan pero aquel cuerpo ultra delgado que muchas de nosotras algunas veces anhelamos, a la mayoría de los hombres ni siquiera les atrae, pues prefieren un cuerpo saludable y con curvas.

Yamile Abdel

Consultora en Imagen Pública

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s