El chisme

La curiosidad por saber más de la vida ajena es un instinto natural en el ser humano, sin embargo, esto no quiere decir que sea sano y ético. Propagar rumores puede tener consecuencias más allá de la intención de simplemente contar un “buen” chisme.

Aprende a reconocer cuándo te sientes tentada por contar un chisme si lo haces por agradar a los demás o sentirte el centro de atención. Recuerda, “el chisme agrada, el chismoso desagrada”. Piensa que aunque te escuchen, pensarán dos veces en contarte sus más íntimos pensamientos o simplemente en confiar en ti pues temerán que corras a contarlo.

Piensa que unas palabras indiscreta que para ti no representan más que “un simple chisme”, para muchos pueden cambiar para mal el rumbo de su vida.

Cuando vengan a contarte un rumor, cambia el tema y platica algo positivo. Los chismosos sabrán que no eres receptiva y dejarán de buscarte para inmiscuirte en la vida ajena.

Antes de contar un chisme, piensa si te gustaría que contaran o hablar lo mismo de ti, de tu familia o tus amigos.

Captura de pantalla 2014-04-17 a la(s) 22.35.21

Yamile Abdel

Consultora en Imagen Pública

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s