LA COMIDA Y LOS SENTIMIENTOS

Muchas veces intentamos controlar nuestro peso o simplemente comer más saludable pero cuando aparecen emociones intensas como enojo, tristeza, angustia, desamor, entre otras, dejamos a un lado nuestra “dieta” y terminamos comiendo de más y hasta alimentos que sabemos no son beneficiosos para nuestro cuerpo como azúcares refinadas y grasas trans.

Como sociedad, hemos aprendido a utilizar la comida como un herramienta para calmar las emociones porque se cree que el comer va a darnos una sensación de bienestar, volviéndose la comida un refugio.

Es por ello que tendemos a comer palomitas cuando estamos aburridos, chocolate cuando estamos deprimidos, papitas para calmar nuestra ansiedad y un sin fin de alimentos para calmar nuestro estrés u oprimir algún sentimiento que no deseemos.

Comer es un comportamiento que esta regulado por dos tipos de señales: las biológicas y las aprendidas, las primeras las envía el cuerpo avisando que se necesita ingerir alimentos por hambre o que ya nos sentimos satisfechos, las señales aprendidas son aquellas que a través de los años se han formado y hacen que las asociemos con comer. Simplemente pensemos en las veces que hemos ido al cine y las que hemos comido palomitas, incluso cuando no tenemos hambre, o las veces que hemos estados molestos o tristes y nos hemos comido un chocolate o helado “para darnos un apapacho”.

Adicción-a-la-Comida

Para terminar con este tipo de situaciones debemos tomar conciencia de estas experiencias para comenzar a cuestionarnos porque estamos comiendo, si es por una necesidad biológica o es una señal aprendida en la que únicamente necesito oprimir emociones con la ingesta de alimentos.

Los sentimientos influyen de una manera muy importante la forma en que llevamos nuestra vida, estos nos pueden motivar o bloquear, por lo que es importante atacar el problema de la raíz, es decir, pensar en qué esta ocasionando que me sienta de cierta manera no deseada y qué puedo hacer para solucionarlo y no simplemente bloquearlo temporalmente con alimentos que créeme, una vez que tengas 10 kilos extra te harán sentir ¡incluso peor!.

Teniendo en cuenta este punto hay que saber que existe un factor clave que es la responsabilidad de cómo nos sentimos y experimentamos las cosas. Cuando tenemos pensamientos negativos, creamos sentimientos y acciones negativas, mientras que con los pensamientos positivos creamos sentimientos y acciones positivas.

Yamile Abdel

Consultora en Imagen Pública

Anuncios

2 Respuestas a “LA COMIDA Y LOS SENTIMIENTOS

    • Me da mucho gusto saber que te haya gusta.
      Estoy segura de que tienes más disciplina de lo que crees. El chiste es comenzar poco a poco hasta volverlo un hábito. Estaré compartiendo tips sobre cómo y cosas relacionadas al tema que seguro te servirán, a mi me han ayudado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s