EL VALOR DE TU IMAGEN

Imagen

Tu imagen es el espejo de quién eres. Antes de que las personas aprecien la belleza interior y las capacidades intelectuales, todo individuo será juzgado de forma inconsciente por su imagen y, en cuestión de segundos, se emitirá un juicio de valor en términos de “me gusta o no me gusta” y, por lo tanto, de aceptación o rechazo.

Muchas veces hemos escuchado la frase: “la primera impresión es la que cuenta”, y quizás aún no somos conscientes de la importancia que ésta tiene cuando interactuamos con quienes nos rodean. Debemos de entender que esta primera impresión se realiza en tan sólo un rango de 3 segundos a 3 minutos y cuesta hasta ¡20 veces cambiarla!

De acuerdo con investigaciones realizadas en 1970 por Albert Mehrabian, sociólogo y catedrático de la UCLA, la eficacia de un mensaje dependerá de la interacción que tengan los estímulos verbales y no verbales: Cómo hablo (voz) 38%, qué digo (palabra) 7% y cómo me veo (apariencia) 55%. Ahora si sacamos cuentas quizás sea sorprendente el ver el peso que la apariencia tiene en la percepción que damos a los demás, pues el 93% se compone de la imagen no verbal y únicamente un 7% es la imagen verbal. Así, que poco nos servirá dar un excelente discurso si este no se acompañamos de un todo.

En la actualidad la imagen tiene un papel muy importante pero la buena noticia es que contamos con herramientas para potenciar nuestra imagen pública y lograr así un efecto positivo en la interacción con otros, ya sean para cuestiones personales o laborales.

La imagen física no es frivolidad; es reforzar nuestra identidad con el objetivo de vernos bien para sentirnos bien. Nuestra imagen personal es la manifestación externa de lo que somos a nivel interior, de nuestros valores, aptitudes, creencias, entre otros; es nuestra carta de presentación. Un Consultor en Imagen Física trabaja con sus clientes para ayudarlos a descubrir su propio potencial y de esta manera puedan proyectar lo mejor de ellos mismos.

Si cuidamos nuestra apariencia también estamos cuidando nuestra forma de comunicarnos con los demás a través de nuestra vestimenta, accesorios, maquillaje, cabello, postura, sonrisa, gestos, actitud, etc. Tener una imagen es inevitable, por lo que si la cuidamos, prevenimos que los demás se hagan una imagen distinta de la que queremos lograr; es decir, está en nosotros mismos construir esa percepción favorable que deseamos se formen los demás de nuestra persona. ¡Descubre lo que ya está en ti!

Como dijo Efraín González Luna: ”Todos llevamos en lo más hondo y central de nuestro ser una imagen ideal… Es una figura de nosotros mismos, o de lo que amamos o de lo que queremos hacer. Es lo que da inspiración y norma y sentido a nuestra peregrinación por la Tierra”.

¿Alguna vez te has preguntado cómo te perciben tus compañeros de trabajo, tu jefe o tus clientes? En la actualidad ya no es suficiente realizar las tareas de nuestra profesión, la gente exige más y mejores servicios brindados por una persona calificada y, además, con una imagen acorde a su tarea.

Imagen

Al concepto de imagen profesional, en general, se le ha relacionado con cuatro aspectos: la comunicación no verbal, el lenguaje corporal, el discurso y la vestimenta. Es importante que quien esté interesado en mejorar su imagen profesional no sólo se base en los cuatro aspectos mencionados, sino que también lo complemente con sus habilidades, aprendizaje y competencias profesionales.

Una imagen descuidada puede afectar nuestras posibilidades de progreso laboral a pesar de estar altamente calificados. No basta con ser un profesional, también hay que parecerlo. Cada detalle cuenta. Hoy tenemos a un público más exigente y más perceptivo; ahora los estándares de calidad son más elevados y la imagen que logremos tiene un valor importante.

Es fundamental trabajar en nuestras fortalezas personales para, desde ahí, mejorar nuestra imagen exterior. Por lo que recomiendo plantearnos tres preguntas:

1. ¿Quién soy? (nuestra esencia)

2. ¿Qué deseo? (nuestros objetivos)

3. ¿A qué auditorio me dirijo? (público objetivo)

Esto quiere decir que la imagen es un concepto integral donde tu apariencia forma parte de tu identidad, sin disfraces ni falsedades, pues imagen eres tú con tu esencia. No obstante, la indumentaria es un complemento que se utiliza como un plus que no resta importancia a las capacidades y actitud de quien los porta.

El aspecto de una persona y su manera de expresarse dicen mucho de su personalidad, por eso debemos aprender cómo explotar nuestro potencial para así sacarle el mayor provecho posible a nuestros atributos. Conocer las claves para vestir y desenvolvernos adecuadamente según nuestra edad, profesión, figura y momento y con ello posicionarnos correctamente para lograr que nuestro cliente nos perciba cómo único y como la primera y más relevante opción al momento de elegir la alternativa para satisfacer sus necesidades.

Una imagen de credibilidad y seguridad promueve la confianza y genera autoridad, liderazgo y poder. Además, créeme, que al lograr una imagen más profesional mejorarás tus relaciones personales, te sentirás  mejor, más cómoda y con más confianza en ti misma.

Yamile Abdel

Consultora de Imagen Pública

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s